Viure un Nadal Zero Waste: consells i reflexions

consejos y reflexiones para una navidad zero waste

Les festes nadalenques són sinònim de consumisme, malbaratament i residus. És possible viure un Nadal Zero Waste i acabar les festes havent generat el menor impacte?

 

Aquesta èpica de l’any ens convida a reflexionar sobre el nostre model de consum i prendre accions per reduir els residus que generem en aquestes dates i tot l’any.

 

Consells generals per a un Nadal Zero Waste

· Organitzar-se i tenir temps: és una cosa bàsica per prevenir residus i estalviar temps i diners
· Prioritzar valors i qualitat a immediatesa i preu
· Embolicar amb mocadors o paper de diari (busca “furoshiki” a Google i trobaràs molts tutorials!)
· Fer decoracions manuals i reciclades per evitar plàstic i coses d’un sol ús
· Regalar el necessari, de qualitat i reparable
· Compra a granel, reutilitzable i sòlid en la mesura que puguis. Et pots ajudar de la nostra app!
· Informa del que necessites, així no et regalaran res no desitjat que no vagis a utilitzar
· A Internet, evitar devolucions, tenen un alt impacte ambiental!
· Abans de reciclar, reduir i reutilitzar a l’màxim

· Abans de comprar qualsevol cosa … aplica la piràmide de les necessitats materials en aquest ordre:
· Utilitza el que ja tinguis
· Demana-ho prestat
· Intercámbialo per una altra cosa: fes barata!
· Compra’l de segona mà
· Alquílalo
Fes-t’ho tu a casa, recuperar les manualitats!
I si no et queda una altra … compra-!

Si ens féssim aquestes preguntes abans de comprar qualsevol cosa i no ens deixéssim portar per les presses i el voler tenir-ho tot ja … un altre gall cantaria!


6 reflexions amb propostes per a un Nadal Residu Zero

1. Pensa en cercles: el canvi cap a l’Economia Circular

Vivim en un sistema basat en l’explotació de recursos que es tiren a la fi de la seva vida útil. Canviar de paradigma ens permet deixar de pensar en residus i començar a pensar en les escombraries que generem com a recursos.

T’imagines que res del que fabriquem acabés a les escombraries perquè tot es reaprofitarà a la fi de la seva vida útil? Aquesta eterna circulació de reursos és el que defensa l’Economia Circular. No és res de nou: és el que fa la Natura en tots els seus ecosistemes però els éssers humans hem construït un sistema econòmic totalment allunyat d’aquesta realitat.

 

El primer pas per un Nadal sense residus és canviar les ulleres amb les que veiem el món: passar d’una economia lineal basada en el “usar i llençar” a una circular basada en l’etern aprofitament dels recursos.

Si t’interessa saber més sobre l’Economia Circular, et recomanem la web de l’Ellen Macarthur Foundation, el referent mundial en el tema. Trobaràs un munt de recursos i exemples d’empreses que ja estan aplicant la circularitat a la seva activitat.

 

2. No llençar menjar

 

Et semblarà molt evident, però cal dir-ho. Sabies que s’estima que un terç del menjar de l’món es llença? Vivim en un món capaç de generar aliment per a tota la humanitat i no obstant això en alguns països les persones pateixen o moren de fam mentre en altres l’obesitat s’ha convertit en una pandèmia.

Les festes nadalenques són època de menjar molt. Sembla que quanta més menjar i més exòtica millor. L’abundància sense responsabilitat porta a tones de menjar desaprofitades, especialment quan es menja fora.

 

Per això, si cuines a casa …

Planifica i calcula la quantitat de menjar que compres i cuines
Conserva les sobres correctament i consúmelas o congélalas abans que facin malbé
Abans d’haver de llençar, regala i comparteix el menjar que et sobre
Aprèn receptes d’aprofitament. Un bon exemple són els canelons, les croquetes o les conserves!

 

I si surts a menjar fora, pensa en portar-te un “tupper” per poder portar-te a casa el menjar sobrant. Potser és un gest que et de vergonya perquè no està molt ben vist. Però pitjor està llençar menjar que has pagat i que està en bon estat quan una altra persona a prop teu ho podria estar necessitant.

 

Iniciativas que evitan el desperdicio de alimentos:

A la hora de comprar comida o optar por opciones de restauración, existen cada vez más iniciativas que trabajan para aprovechar la comida que de otra manera se tiraría:

  • Es imperfect es una marca de mermeladas hechas a base de “fruta imperfecta”. Rescatan piezas de fruta que no cumple con los estándares de medida o forma y elaboran confituras con ellas. Así evitan que se desperdicie comida en perfecto estado que sería descartada por su aspecto.
  • The Tasty Hour. Es una iniciativa nacida en Barcelona que rescata productos sobrantes de pastelería y los sirve en eventos y oficinas a un precio más barato.
  • Salvados Beer es una marca de cerveza que recupera excedentes de pan y lo usa para elaborar cerveza.
  • La app To Good To Go te muestra establecimientos con excedentes de comida a tu alrededor para que puedas recoger “packs sorpresa” a última hora y evitar que se tire comida al final del día.

 

3. Hacer regalos inmateriales

 

A veces regalamos por regalar y acabamos llenando nuestras casa de objetos de poca utilidad. Objetos que acaban siendo trastos y que nos aportan bien poco a la vez que nos quitan sitio.

Qué tal si utilizamos el dinero en regalos no materiales? Aquí algunos ejemplos:

  • Tiempo de calidad y presencia: en los tiempos que corren… es el mayor de los lujos!
  • Experiencias: hacer una actividad de deporte de aventuras o una cena para dos en un restaurante especial
  • Cultura y espectáculos: cine, teatro, museos, conciertos… son experiencias que se viven, se comparten y no se olvidan
  • Educación y conocimiento: el saber no ocupa lugar, nunca mejor dicho! Desde una cata de quesos, un taller de costura o una ayudita para ese curso que quieres hacer… invertir en educación siempre es una buena idea

 

4. Cambiar el “tener” por el “utilizar”

 

Cada vez tiene menos sentido comprar algo y poseerlo cuando en verdad solo necesitas utilizarlo. Es lo que se llama el cambio de producto a servicio y te ponemos dos casos claros de ello:

  • El transporte: por qué gastarte dinero en un coche o una moto de propiedad que se va a pasar la mayor parte de su tiempo aparcado en la calle o en un garaje cuando existen opciones de carsharing y motosharing? Cada vez existen más opciones de movilidad que nos permiten pagar un servicio por minutos o horas en vez de adquirir un vehículo y pagar además un seguro y sus reparaciones. Qué tal si regalas un abono de tres meses de motosharing? Servicios como eCooltra o Yego son ejemplos de ello.
Ecooltra, un modelo de éxito de motosharing
  • La música. Es otro caso por excelencia de que ya no necesitamos comprar el soporte físico del antiguo CD para disfrutar de nuestra música favorita. Gracias a las plataformas de streaming como Spotify o Monkingme, tienes música disponible en todos tus dispositivos de manera gratuita o pagando una cuota mensual por la opción Premium. Menos residuos y muchas más ventajas. Qué tal regala una suscrición a Spotify?
Spotify: toda tu música en una plataforma multidispositivo

 

La economía del compartir: Sharing Economy

 

El fenómeno de la Economía Colaborativa y la servitización de los productos está haciendo que los recursos dejen de estar infrautilizados y que no dependamos de lo material y la propiedad para satisfacer una necesidad.

Un último ejemplo: para qué te vas a comprar o regalar un taladro estas Navidades si realmente solo lo vas a usar en ocasiones contadas? En vez de esto, pídelo a un vecino, compártelo entre varias personas o acude a una “biblioteca de las cosas” (library of things), una iniciativa que se va extendiendo por cada vez más ciudades.

 

Otro ejemplo que nos gusta compartir de consumo colaborativo es la aplicación para móviles Lendi, una iniciativa surgida en Barcelona que promueve el compartir entre vecinos cosas que necesitamos.

 

5. Regalar para durar

 

Ya que vas a comprar o regalar algo, que sea algo de calidad que vaya a durar el máximo de tiempo posible.
Te recomendamos que antes de adquirir cualquier cosa te hagas estas preguntas:

  • Lo necesita realmente?
  • Está diseñado/a para durar?
  • Es reutilizable o de un solo uso?
  • Se puede reparar fácilmente?
  • Se le puede dar una segunda vida al final de su uso?
  • Se puede reciclar bien?

 

A veces no tenemos todas las respuestas, pero tener en cuenta estos factores antes de comprar cualquier cosa contribuirá a que todo nos dure más y tarde más en convertirse en residuo.

Contra la obsolescencia programada… repara!

Aunque nos hagamos a conciencia las anteriores preguntas, muchos objetos están diseñados y creados para durar poco. Así el fabricante se asegura que en un plazo determinado de tiempo necesites comprarlo de nuevo. Es lo que se llama Obsolescencia Programada y es algo que hay que cambiar radicalmente porque no podemos basar nuestro modelo económico en que las empresas fabriquen objetos de mala calidad para que su supervivencia se base en que les sigamos comprando.

En Barcelona existen dos iniciativas muy interesantes que facilitan al ciudadano alargar la vida útil de sus objetos:

  • Millor que nou (Mejor que nuevo): talleres públicos de reparación de pequeños electrodomésticos y objetos varios
  • Reparatruck: un camión que presta servicio gratuito ambulante de reparación, iniciativa de la entidad Solidança.

6. Regala apoyo a un mundo mejor

 

Ahí fuera hay un montón de proyectos que luchan por crear un mundo mejor y más sostenible. Así que por qué no dedicar una parte de nuestros dinero a apoyar causas transformadoras? Aquí van algunos ejemplos para regalar:

 

  • Una cuota anual a alguna asociación o ONG que luche por una causa con la que te identifiques
  • Una aportación a una campaña de crowdfunding o micromecenazgo de un proyecto que creas que vale la pena en alguna de las plataformas existentes: Ulule, Verkami, Goteo
  • Compra de productos de alguna iniciativa que contribuya a la Economía Social y Solidaria
  • Puesta por iniciativas locales y de proximidad, ya sean productos de alimentación, artistas o otros.

 

¿Cómo reconocer un buen regalo?

Aunque es difícil a veces dar con el producto perfecto, cuando nos encontramos delante de muchas opciones para comprar una misma cosa, puedes utilizar el criterio de valorar la opción que cumpla con el mayor número de estos criterios de consumo responsable:

  • Sostenibilidad
  • Proximidad
  • Comercio Justo
  • Solidaridad
  • Inclusión social
  • Sin residuos innecesarios

 

Acabamos esta propuesta de consejos y reflexiones con una afirmación que nos mueve cada día: con cada decisión de compra (y de no compra), tenemos el poder como consumidores de transformar el mundo hacia una dirección. Compramos más que votamos, así que nuestras compras influyen enormemente en dar forma al mundo que nos rodea.

 

Como afirmó la diseñadora británica Vivienne Westwood, a la hora de comprar, ya sea en Navidad o en cualquier otra época del año… “Compra menos, Escoge bien y Házlo durar” 

 

De parte del equipo de Go Zero Waste, felices fiestas y feliz consumo responsable y sin residuos!

Si estas fiestas y todo el año te animas a comprar más a granel, en formatos reutilizables y sin tanto plástico, te podemos ayudar!

Descárgate Go Zero Waste app y lo tendrás más fácil. 🙂

 

Comments are closed.